La evolución de la cámara digital

Posted by on Oct 31, 2012 in Sobre Cámaras digitales

Para comprender la evolución de las cámaras fotografías es necesario comprender también cuál ha sido el desarrollo de los soportes en los que se plasmaban las imágenes y conocer cuándo irrumpió esta industria. La suma de todos estos factores ha provocado la invención continua de nuevos modelos, que ha desembocado finalmente en la cámara digital actual.

Los orígenes de la fotografía moderna, que se remontan al siglo XIX, supusieron un periodo de experimentación continua, que buscaba varios objetivos al mismo tiempo: mejorar la calidad de la imagen y reducir las dimensiones de los equipos fotográficos y de los soportes de imagen, de tal forma que se pudieran convertir en portátiles.

Daguerrotipos, calotipos y distintas placas metálicas sensibilizadas que empleaban productos químicos como colodión húmedo o cobre plateado para plasmar las imágenes que entraban por la lente. Todo ello en cajas oscuras de madera de muy difícil transporte.

En este sentido, uno de los grandes avances llegó de la mano del norteamericano George Eastman, que fundó la marca Kodak. En 1888, Eastman cambió las incómodas placas llanas por un sistema de película enrollable, lo que reducía muchísimo el tamaño de la cámara de fotos y permitía además realizar varias instantáneas sin necesidad de abrir el equipo para cambiar el soporte. Bajo el lema “Usted aprieta el botón y nosotros hacemos el resto”, la industria fotográfica dio su pistoletazo de salida, llegando a un mayor número de aficionados, aunque de un poder adquisitivo alto.

En los años que siguieron a este avance se desarrollaron cámaras de fotos con el objetivo de tipo fuelle, extrayendo o metiendo dicha lente según se usara el aparato. Este era un sistema cómodo, pero reducía la calidad y la luminosidad de dichas lentes. Por ello, el siguiente gran avance tuvo que ver con este importante elemento: las cámaras compactas incorporaron objetivos fijos, no plegables, que mejoraron mucho la exposición a la luz en cada fotografía.

Se trató de un tipo de cámara muy empleada en la primera mitad del siglo XX. Dos de las marcas más importantes de este tiempo fueron Leica y Contax, que proporcionaron equipos a fotógrafos importantes, como Robert Capa o Henri Cartier Bresson.

 

Las marcas japonesas pronto se abrieron un importante hueco en esta industria. Es el caso de Canon y de Nikon. Esta última lanzó al mercado un modelo que revolucionaría el sector: la Nikon F, creada en el año 1959. Se trató de la primera cámara SLR (Single Lens Reflex), que introducía varias novedades en el mismo equipo. La primera, su sistema interno de una lente, gracias a un novedoso sistema de espejos. El otro avance permitía cambiar los objetivos, a diferencia de las compactas, en las que los eran fijos.

La fotografía posterior evolucionó en la vía de perfeccionar las SLR, conviviendo con otros modelos interesantes, como las Polaroid instantáneas o las cámaras panorámicas. Pero el gran avance de finales del XX fue la cámara digital, que ha abierto todo un mundo de posibilidades.

Acerca del autor: Fernanda Ortega Chavez